Este sitio web utiliza “cookies” propias y de terceros para poder ofrecerle un mejor servicio. Al navegar por nuestro web acepta su uso. Más información x

Modelo de gestión

Este espacio, abierto en 2015 y actualizado año tras año, pretende responder una serie de preguntas generales sobre el Festival y muchas más con la voluntad de acercar aun más Temporada Alta al público y con el firme compromiso, manteniendo des de los inicios, de transparencia y rendimiento de cuentas ante la ciutadanía en relación con uno de los acontecimentos culturales más notables en nuestro país.
 

MODELO DE GESTIÓN 2016 - DESCÁRGALO

MODELO DE GESTIÓN 2015 - DESCÁRGALO

Sobre el nacimiento y las bases del Festival

El festival Temporada Alta es una idea de Bitò Produccions. La primera edición del Festival fue en 1992 y se lleva a cabo desde el primer momento con la estrecha colaboración del Ajuntament de Girona. Aquel año se representaron 4 obras, en 20 funciones, a lo largo de 26 días. El presupuesto inicial no llegaba a los 46.2770€ (7,7 millones de las pesetas de entonces). En 2016 Temporada Alta es una realidad plenamente consolidada con la representación de cerca de 100 obras, y con un presupuesto global de 3,075 millones de €. En todos estos años, a parte del Ajuntament de Girona, la Generalitat de Catalunya, la Diputació de Girona, el INAEM y el Ajuntament de Salt han ido reforzando su vinculación al Festival, dando un apoyo esencial para su crecimiento. De hecho, la colaboración entre el mundo privado y el público ha favorecido la consolidación de un festival que, aunque nació de la iniciativa privada, cubre una necesidad de interés público en favor de la cultura de nuestro país.

Desde su creación, Temporada Alta ha tenido una evolución del todo ascendente, tanto desde un punto de vista cuantitativo como sobre todo cualitativo: hoy es considerado por la crítica y la profesión como el festival de teatro más importante del Estado, junto con el Grec, e indiscutiblemente como uno de los festivales más bien valorados del escenario europeo. De hecho, el barómetro anual de la cultura, elaborado por la Fundación Contemporánea y encargado por el Ministerio de Cultura, ha situado Temporada Alta como el octavo evento cultural más destacado de 2015 en el Estado español (al lado de Caixaforum y el Museo Guggenheim), siendo de esta manera el primer festival de artes escénicas en el Estado y el primer evento de Catalunya.

Temporada Alta es esencialmente el marco de exhibición de muchas obras en el ámbito de las artes escénicas, pero al mismo tiempo se ha convertido en un marco de creación artística, de creación de redes de intercambio y de fomento de la producción. Temporada Alta es un festival dirigido, producido y gestionado por Bitò Produccions, entidad mercantil de carácter privado, que se responsabiliza de la dirección artística, producción, técnica, comercial, financiera y administrativa. Bitò Produccions destina a Temporada Alta todos los recursos materiales y humanos necesarios para su realización y buen funcionamiento.

Sobre les claves del éxito de Temporada Alta

El éxito del festival se basa en una programación que tiene estos ejes:

  • Hacer de puerta de entrada a Cataluña de los mejores espectáculos del escenario internacional.
  •  Ejercer de motor del escenario catalán, potenciando la creación de nuevas producciones que, después del festival, nutrirán los teatros catalanes y de fuera, a lo largo de toda la temporada.
  • Ser un espacio de innovación y de soporte a la autoría catalana.
  • Hacer de puente entre el escenario catalán y el escenario internacional.
  • Convertirse en un lugar de encuentro entre el teatro latinoamericano y el teatro europeo.

Con estas líneas motrices se construye una programación dirigida a todo tipo de público, desde las personas menos habituadas a ir al teatro hasta a aquellas más entendidas o que se dedican profesionalmente. Con esta voluntad, Temporada Alta presenta una programación abierta y con una amplia variedad de géneros y lenguajes artísticos diferentes.

El éxito de Temporada Alta se basa en la conjunción de toda una serie de factores que justifican y explican su crecimiento: su arraigamiento en el territorio; la capacidad de innovar año tras año; la capacidad para crear redes de intercambio entre creadores catalanes y de otros países; el fomento del trabajo colaborativo entre profesionales nacionales e internacionales a través de coproducciones; convertirse en un punto de encuentro entre el teatro europeo y el latinoamericano; la fortaleza de poder hacer producciones propias; la incorporación de nuevas disciplinas como la música, el circo, el cine o la danza (que empiezan a trabajar en paralelo con los festivales más innovadores de Europa); una programación internacional de primer orden; una manera de funcionar arraigada en el territorio que se proyecta al mundo; la apuesta por proyectos escénicos de carácter social e integrador; la capacidad, responsabilidad e implicación de un gran número de personas; la complicidad obtenida de cientos de pequeños proveedores; la apuesta decidida de las diferentes administraciones para convertir Temporada Alta en un festival de referencia; el rigor en la gestión económica; la capacidad de crear vías alternativas de financiación del Festival y la búsqueda de recursos privados por parte de Bitò Produccions; y finalmente el arraigo y consolidación del Festival con el público y los profesionales de nuestro país.

Sobre la evolución de Temporada Alta

Temporada Alta se inicia en 1992 con el objetivo de mejorar la presencia del teatro en Girona. El primer salto cualitativo se produce en 1996 cuando, más allá de la apuesta por la producción local, se le da también una clara orientación internacional. A partir de 2001 se da un nuevo salto: por un lado, la ampliación de los lenguajes artísticos, que se abre a disciplinas como la danza, la música y el circo; y, por otro lado, el inicio en la colaboración con compañías, productoras y teatros públicos de otros ámbitos geográficos, que estrenan en el festival sus producciones. En estos casos Temporada Alta asume los gastos de arranque de espectáculos que después se exhibirán por todo el mundo.

En 2006 la Generalitat de Catalunya hace una apuesta clara por Temporada Alta, que se convierte en el Festival de Otoño de Cataluña. El año siguiente el festival empieza a contar con el soporte del Ministerio de Cultura. Entre los años 2007 y 2012 Temporada Alta y El Canal-Centre d’Arts Escèniques de Salt/Girona trabajan conjuntamente en la producción de espectáculos, buena parte de los cuáles se estrenan en el Festival. Se trata de un modelo innovador que más tarde utilizó el Festival de Avignon para articular su colaboración con producciones y coproducciones creando “La FabricA” que inauguraron en 2013. El parón de la actividad de producción de El Canal hace que, a partir del año 2013, Temporada Alta asuma como propias las tareas de producción y coproducción de espectáculos.

Para los próximos años, Temporada Alta quiere consolidarse a nivel artístico como un festival de referencia internacional y, al mismo tiempo, quiere pasar a ser motor indiscutible del escenario catalán, ayudando a crear en el área de Girona un ecosistema que facilite la instalación de cada vez más creadores catalanes e internacionales, y potenciando la creación local ligada a la creación contemporánea.

Temporada Alta quiere seguir mejorando la relación con los ciudadanos y eso se puede hacer de muchas maneras: teniendo en cuenta la opinión de la ciudadanía en la configuración de la programación; intentando encontrar las vías para que nadie se quede fuera por cuestiones económicas, de formación o de procedencia; e incorporando la voz del ciudadano en la orientación estratégica del festival a través de la Fundació La Ciutat Invisible.

Sobre el rol del Festival en la producción de espectáculos

La mayoría de los grandes festivales no solo exhiben espectáculos, sino que también ayudan en la producción de nuevas obras. Desde los inicios, Temporada Alta ha intentado ayudar, a veces modestamente, a algunas producciones, haciéndose cargo de los costes de espacio de ensayo y de estancia durante la última semana de producción antes del estreno y los días de festival. Pero desde hace cuatro años, y como consecuencia del parón de El Canal, Temporada Alta ha asumido el rol de motor escénico mediante sus propias producciones o coproducciones.

Cuando Temporada Alta impulsa una producción propia, a veces en colaboración con otros, asume siempre plenamente la gestión. La producción de estos espectáculos cuenta con financiamiento público y, como es lógico, el festival hace una rendición de cuentas tanto de la producción como de la exhibición de estos espectáculos, siguiendo los requerimientos de la administración. Cuando alguno de estos espectáculos ha continuado su exhibición más allá del Festival (como es el caso de, por ejemplo, Terra Baixa i Lluís Homar en la edición 2015), y a pesar de no tener ninguna obligación legal, el espectáculo se ha continuado auditando. Si el espectáculo genera pérdidas es Bitò Produccions quien las asume y si, al contrario, da beneficios, Bitò Produccions los reinvierte en el propio Festival.

Otro capítulo son las coproducciones, iniciativas en las que Temporada Alta participa, pero no gestiona. La gestión recae en una compañía, un teatro o una productora externa. En este caso, Temporada Alta suele dar una ayuda económica a fondo perdido a la producción a cambio del compromiso de estrenarlo en el Festival. En las coproducciones son las compañías las que asumen los riesgos y Bitò Produccions no tiene nada que ver. Es habitual que las coproducciones no tengan beneficios económicos (como no los tienen prácticamente nunca en nuestro país las de los festivales, del TNC, del Mercat de les Flors o del Teatre Lliure), porque no se trata de espectáculos de orientación e interés comercial, sino de teatro de arte, de creación contemporánea. El objetivo con el que se hacen estas coproducciones es ayudar a la creación escénica catalana para que se pueda investigar, encontrar nuevos caminos, tener mayor visibilidad dentro y fuera de nuestro país y, a la vez, generar empleo y servir de plataforma a los talentos emergentes. Se trata, para decirlo sin rodeos y en términos coloquiales, de una inversión cultural.

Sobre la organización de Temporada Alta

Temporada Alta se organiza en nueve áreas de trabajo: dirección artística; producción; comunicación; marketing; "tiqueting"; técnica; patrocinio y mecenazgo; administración; y gerencia, que es quien tiene la responsabilidad de coordinación global del proyecto. Cada una de las áreas tiene un responsable, que es el que coordina tanto a los que trabajan como a los voluntarios o personas en prácticas. Semanalmente los responsables de todas las áreas se reúnen con la dirección para coordinar la totalidad del Festival.

La sociedad Bitò Produccions asume íntegramente el riesgo económico del Festival y es, por lo tanto, quien debe asumir también las pérdidas que se puedan generar, tanto si estas se deben a una mala planificación artística, como a una mala gestión económica u otros factores que se escapan de la posibilidad de control por parte de Bitò Produccions. Un Festival con mucha programación internacional, muchos estrenos y mucha creación contemporánea supone un nivel de riesgo muy considerable, tanto por la incertidumbre en la aceptación de los espectáculos por parte del público y, por lo tanto, en los ingresos de taquilla, como por el actual momento económico, que no garantiza la continuidad de los patrocinadores.

Sobre la financiación de Temporada Alta

Los recursos económicos de Temporada Alta tienen básicamente tres procedencias: la venta de entradas, las aportaciones de patrocinadores o mecenas y las aportaciones de administraciones públicas.

En las últimas tres ediciones la venta de entradas supone entre el 22% y el 23% de los ingresos totales del Festival; el patrocinio y mecenazgo entre el 27% y el 28%; y las aportaciones de la administración entre el 48% y el 50%. El financiamiento privado y el financiamiento público de Temporada Alta, pues, están prácticamente equilibrados al 50%, si bien en la edición de 2015 las aportaciones del taquillaje y el mecenazgo en el Festival (51,73%) fueron superiores a las públicas (48,27%).

En el sistema europeo continental, fuera por tanto del mundo anglosajón, no es posible la subsistencia de un festival escénico del nivel y las características de Temporada Alta sin un fuerte soporte público. A pesar de todo, Temporada Alta está a la baja en cuanto a aportación pública si lo comparamos con los otros grandes festivales europeos. Hay que destacar que los cinco principales festivales de artes escénicas de Europa, el Festival de Avignon, el Kunstenfestivaldesarts de Bruselas, el Festwochen de Viena, el Romaeuropa Festival y el Grec Festival disponen de un financiamiento público superior al 50% que oscila entre el 52% de Avignon y el 75% de Viena.

El modelo ideal al cual aspiramos sería el que proponía Jacques Lang, según el cual se tendría que aspirar a que los costes de un festival nacional se cubrieran en un 33% por la venta de entradas, un 33% por el patrocinio privado y un 33% por fondos públicos. Una de las fortalezas de Temporada Alta es precisamente que el mecenazgo privado ya llega al 28,6%, formado sobre todo por pequeñas y medianas empresas con una aportación media de 3.500 €. Hay que destacar que el sistema de mecenazgo ideado por el Festival es excepcional y por eso los representantes de Temporada Alta son invitados a muchas jornadas para explicar el modelo.

Estos datos apuntan a que debe de ser posible lograr a medio plazo el objetivo del 33%, aunque el actual sistema fiscal no favorece el mecen aje. Mucho más difícil, ciertamente, será lograr el 33% de los ingresos para la venta de entradas. Teniendo en cuenta el aforo de los teatros de la ciudad y que la ocupación de Temporada Alta ya muestra ocupaciones superiores al 90%, la única opción sería encarecer los precios de las entradas, lo que de ninguna manera es una opción para la dirección del Festival. 

Sobre la relación de Temporada Alta con las administraciones públicas

La implicación de las diferentes administraciones públicas, y muy especialmente la del Ajuntament de Girona, ha sido decisiva en el desarrollo de Temporada Alta. Desde el inicio del Festival, el Ajuntament de Girona ha colaborado activamente mediante la aportación de una parte de los recursos económicos necesarios para su realización, con la cesión de equipamientos públicos para la exhibición y parte del personal que trabaja y asumiendo un papel principal en su promoción y difusión. En cierta manera, si bien la dirección integral del Festival ha sido asumida por Bitò Produccions, el Ajuntament de Girona ha sido desde sus inicios un coorganizador.

Las otras administraciones también participan de forma activa e importante: el Ajuntament de Salt (a partir de 1998), la Diputació de Girona (1999), la Generalitat de Catalunya (2003), la Unión Europea (2002) y el Ministerio de Cultura (2004).

Uno de los grandes problemas de la organización del Festival es el atraso de la aportación de los fondos públicos. Bitò Produccions lo compensa con una gestión cuidadosa de los recursos propios y por lo tanto, haciendo uso de la tesorería, además, de la financiación bancaria. Pero al mismo tiempo, otra de las dificultades es también la incertidumbre de saber la cuantía aportada justo cuando se está realizando la programación y, por tanto, elaborando el presupuesto.

La fiscalización presupuestaria de Temporada Alta, la efectúan las instituciones públicas que cofinancian el Festival, a las cuales se aportan todas las facturas originales con sus comprobantes de pago y a las cuales se facilita también todo el balance económico de la empresa Bitò Produccions, a través de las auditorías que realiza y encarga cada año a empresas externas. Durante estos 24 años se han intervenido y fiscalizado las cuentas del Festival por parte del Ajuntament de Girona, y con la intervención también de la Diputació de Girona, la Generalitat de Catalunya, el Ministerio de Cultura, el Ministerio de Hacienda y la Comunidad Europea. En todos los casos las cuentas se han considerado ajustadas y correctas.

Sobre la gestión de las entradas y el tiqueting de Temporada Alta

Los precios de las entradas de Temporada Alta oscila, normalmente entre 2€ la más económica y 38€ la más cara. La media de precio de todas las entradas vendidas se sitúa alrededor de 15€. Hay descuentos especiales para las personas que optan por la compra de un abono, para los menores de 25 años, para los colectivos en riesgo de exclusión social, Apropa Cultura, los jubilados y parados, los titulares del carné de bibliotecas, y los socios y miembros del GEiEG, del Club TR3C y del Club de La Ciutat Invisible, entre otros.

Hay que tener en cuenta que, del importe de cada entrada, un 21% corresponde al IVA, lo cual no contribuye a un posible incremento de los ingresos de taquilla, y otro 10% a los derechos de autor. Con el resto se cubre aproximadamente el 20% del coste del festival.

Hasta el año 2011, el sistema de tiqueting lo llevaba la empresa Serviticket. Desde entonces, se opera con la empresa propia 101.019 SL, focalizada en la prestación de servicios técnicos, que también gestiona o ha gestionado el tiqueting de otros eventos como el Festival Ítaca, Portal Blau, el Festival de Música de Torroella, la Gala de premis Enderroc o el FIMAG.

El programa de venta de entradas es de una empresa gerundense, Koobin, que permite a Temporada Alta tener la autogestión del tiqueting con toda su complejidad: programar los contenidos, el número de entradas, las reservas, los precios, los descuentos, las comisiones, las zonas de precio, las promociones, el mapeo de los espacios, codificar los colectivos, programar las visibilidades, etc. Este sistema de tiqueting  permite hacer el seguimiento diario de las ventas, resolver las incidencias en tiempo real y, en general, tener una autonomía y agilidad de las que no se disponía con el tiqueting subcontratado.

Este nuevo programa ha permitido a Temporada Alta reducir costes, pero sobre todo poder constituir bases de datos propias, hacer comunicaciones directas con los públicos, hacerles propuestas fragmentadas, obtener liquidaciones y volúmenes de asistencia en tiempo real y, finalmente, ganar en agilidad en el momento de hacer promociones o doblar funciones con rapidez en caso de necesidad. Hoy en día sin un sistema de venta y una gestión de los datos propios, un festival innovador de primera línea no puede seguir evolucionando.

La gestión de las reservas a veces suscita un debate particular, sobre todo cuando las entradas a determinados espectáculos se agotan más rápido. Las reservas son las entradas que no salen a la venta en un primer momento porque han sido asignadas a prensa, profesionales, compañías, patrocinadores, a algún colectivo con el que se ha llegado a un acuerdo o destinadas a personas o grupos con dificultades de acceso al festival por motivos económicos, pero que finalmente quedan libres porque sus destinatarios no las han dispuesto. Por ejemplo, es habitual que por contrato haya que ofrecer buenas localidades para la misma compañía en todas las funciones. Lógicamente hay veces que una parte de las entradas son inicialmente ocupadas por estos conceptos. Si finalmente los titulares no ocupan estas localidades, se ponen a la venta. Se puede dar el caso de que durante el transcurso del festival, pero sobre todo a última hora, haya entradas disponibles para espectáculos que ya estaban inicialmente agotadas. En el balance de cierre del festival se da el número de espectadores y las invitaciones de cada una de las funciones de los espectáculos del festival.

El mantenimiento de un sistema de tiqueting conlleva gastos: licencias, alquileres, mejoras, actualizaciones, lectores térmicos, etc. El hecho de trabajar con el sistema de tiqueting actual ha permitido, como acreditan las auditorías, reducir a la mitad los costes de mantenimiento y financieros que había con el anterior proveedor: las comisiones por ventas han bajado del 3,5 % al 2% y las comisiones al cliente final han quedado entre 0,5€ y 1€, cuando antes, con el anterior proveedor, eran de entre 1,90€ y 3,25€. 

Sobre la relación de Temporada Alta con los artistas y las compañías gerundenses y con Girona

Temporada Alta es un festival con una clara proyección internacional, pero al mismo tiempo quiere ser el festival de referencia en nuestro país, un festival en el que tenga un papel básico la autoría catalana, y el motor de creación de las artes escénicas del ámbito gerundense. Desde la primera edición, en la que el Festival exhibió Degustació con la compañía el Talleret de Salt, Temporada Alta ha dado una importancia muy especial a los artistas de las comarcas gerundenses. El festival apoya su tarea tanto participando en la producción de alguno de los espectáculos como programando otros. En algunas ocasiones son producciones mayormente hechas por profesionales gerundenses y en otras hay una participación importante de artistas de nuestras comarcas. En las últimas ediciones en el festival ha habido cerca de 25 espectáculos y actividades con participación de artistas gerundenses.

Además, el festival sigue ampliando sus espacios con la voluntad de acercarse más a los ciudadanos incorporando representaciones más allá del Teatro de Girona, la Planeta, la Mercè, el Teatro de Salt y el Canal. Por ejemplo, el festival está presente en las bibliotecas públicas de Girona, en la Casa Pastors, la Casa de Cultura, las aulas de las escuelas, en Sant Pere de Galligants, en CaixaForum, la Iglesia de Sant Domènec o en varios espacios del Barri Vell.

Finalmente, destacar que Temporada Alta ya hace algunos años que ha ido saliendo de su territorio original de Girona y Salt para llegar a otros municipios como Bescanó, Celrà, Sant Gregori, Banyoles, Torroella de Montgrí, Palafrugell, Fornells de la Selva e, incluso, Sant Cugat del Vallès y el Arts Santa Mònica de Barcelona.

Sobre el ámbito social del Festival

El programa social y educativo del Festival Temporada Alta 2016 pretende –como ya lleva haciendo en los últimos años- acercarse a su entorno más inmediato y ofrecer la posibilidad de vivir el Festival no solo a aquellos que pueden pagar su entrada, sino también a aquellas entidades, los usuarios de los cuales no tendrían ninguna opción de formar parte del Festival.

La cultura es un elemento fundamental en las sociedades y es el que tiene mayor capacidad de generar procesos sociales. El consumo de cultura, la participación en eventos culturales y la creación se han convertido en indicadores de nivel de vida teniendo en cuenta que la cultura es un elemento relacional, democratizador e integrador.

La propuesta del Festival no quiere ser exhaustiva ni ilimitada, sino que quiere promover proyectos socioeducativos de calidad que supongan una implicación tanto de las personas que forman parte como del mismo festival. Para este año, Temporada Alta prioriza sus líneas de actuación en dos programas: Apropa Cultura y ConArte, proyectos todos ellos que cumplen requisitos que nos parecen esenciales para lograr un retorno real a la sociedad: están arraigados al territorio, tienen una trayectoria constante y cuantificable, están coliderados por profesionales reconocidos y son públicos y transparentes. Son dos proyectos que nos permiten hacer partícipes del Festival a las entidades y personas, formar parte y dar a conocer el lenguaje teatral como una forma de expresión. Solo en 2015 más de 500 estudiantes y jóvenes se beneficiaron del programa y el Festival acabó relacionándose con una treintena de entidades gerundenses por diversas iniciativas.

  •  ConArte

Este proyecto de la cátedra UNESCO de Políticas Culturales y Cooperación de la UdG trabaja con varias escuelas gerundenses para romper las barreras entre la educación reglada y la creación artística. El objetivo de ConArte es implantar en Girona las artes escénicas en los currículos educativos siguiendo la metodología implantada con resultados exitosos en México. El Festival es impulsor y colaborador facilitando a las escuelas una interacción con Temporada Alta de forma permanente: visitas de actores en escuelas e institutos, charlas, representaciones teatrales, asistencia a espectáculos... La escuela Gegant del Rec, el Instituto Vallvera, el Instituto Salvador Espriu, de Salt, la Escuela Guillem de Montgrí y el Instituto Montgrí de Torroella de Montgrí son algunos de los centros escolares del proyecto.

  • Apropa cultura

Es el programa socioeducativo de los eventos culturales dirigido al sector social. El Festival impulsa y trabaja en el proyecto Apropa Cultura, a través del cual los centros sociales gerundenses que trabajan con personas en riesgo de exclusión social pueden asistir a la programación habitual de sus espectáculos al precio social de 3 euros. De esta manera se ofrece como plataforma colaborativa que facilita las sinergias entre el propio Festival y las entidades sociales para promover la inclusión y transformación social a partir de la cultura.

A parte de estas dos iniciativas, el Festival impulsa programas dedicados a los jóvenes, a las escuelas y a los centros de teatro, que se van modificando cada año.

Además, La Fundació y el Club del Festival dan soporte a todos los programas consiguiendo financiamiento de empresas gerundenses para ceder butacas a personas y entidades objeto de todo el programa social.

El programa social y educativo del Festival también trabaja individualmente con otros centros educativos y sociales como el Institut Salvador Espriu, la Ludoteca de Salt, las Bernardes, la Fundació Plataforma educativa de Girona, la Fundació Oscobe y Cáritas, entre otros.

Para el Festival estas acciones ejemplifican el compromiso social y público de Temporada Alta respecto a su entorno y la voluntad de invertir esfuerzos y recursos hacia un modelo social que tenga como uno de los ejes básicos el acceso a la cultura por parte de toda la ciudadanía, teniendo presente que el retorno a estas acciones es multiplicador.

Sobre los voluntarios de Temporada Alta

Tal como hacen los grandes festivales europeos y con la voluntad de ser permeables respecto a su entorno, de tener una relación diferente con la ciudadanía y de tener una sensibilidad especial, Temporada Alta dispone de un número de hasta 30 voluntarios en cada edición. De hecho, el festival sigue la línea de los grandes festivales que han introducido la figura del voluntario para ser cercano a su público.

El objetivo del festival es abrirse y dar la oportunidad a personas que les gusten los eventos culturales o la organización de espectáculos para que lo puedan vivir en primera persona. Hay que destacar que en las últimas ediciones el Festival recibe un número de solicitudes muy superior a las personas que podemos acoger. En este caso, el Festival realiza entrevistas para conocer el perfil y la disponibilidad.

Bitò Produccions tiene especial cuidado en que la tarea de los voluntarios no ocupe en ningún caso ni sustituya ningún puesto de trabajo. Los 30 voluntarios no realizan en ningún caso funciones ejecutivas sino de soporte a tareas diversas de comunicación, producción y mecenazgo. Es más, Bitò Produccions dedica muchos esfuerzos a la coordinación y el seguimiento de su tarea consciente de que su participación representa un valor añadido de primer orden.

El Festival ofrece la posibilidad a los voluntarios de:

  • Vivir el festival y conocer su funcionamiento interno.
  • Estar en contacto con actores y directores.
  • Estar al lado de otras personas con inquietudes similares.
  • Conseguir experiencia en el mundo de los festivales culturales.

Pero además, el festival organiza de forma periódica sesiones de formación para explicar a los voluntarios cómo funciona el festival ya sea desde la programación artística, el tiqueting, la producción, la comunicación o el mecenazgo, un proceso formativo al cual se dedican todas las áreas de Bitò Produccions. Además se incluye un seminario para la gestión de público impartido por una experta que da herramientas para atender al público, trabajando el autocontrol, la empatía, la improvisación, la resolución de conflictos... basadas todas ellas en técnicas teatrales.

Sobre Bitò Produccions

Bitò Produccions es una entidad mercantil privada nacida en 1991 que tiene por objetivo la gestión, creación, producción y distribución de productos culturales, especialmente relacionados con las artes escénicas. Es una de las productoras más grandes del Estado y tiene una plantilla fija a plena dedicación de 24 personas, pero en función del Festival o las producciones puede llegar a tener más de 100 personas contratadas.

Conscientes de la trascendencia social de Temporada Alta, las cuentas anuales de Bitò Produccions son auditadas desde el año 2009 más allá de los estrictos controles internos. Esta es una práctica de Bitò Produccions desde 2009 a pesar de no tener la obligación de hacerlo en aquel momento. Como es natural, la aportación de fondos públicos exige el máximo control económico, financiero y legal, con más intensidad si es preciso que el estrictamente exigible por normativa. Es por esta razón que se auditan aparte y de forma específica todos los proyectos de la compañía que tengan aportación de fondos públicos.

Además del festival, estas son algunas de las principales actividades que ha llevado o lleva a cabo Bitò Produccions:

  • Ha producido más de 70 espectáculos y alrededor de 3.000 funciones, con más de 1,5 millones de espectadores. Por destacar algunas: La reina de Bellesa de Leenane, A little night music; La Plaça de Diamant; Primer Amor; Copenhaguen; El dubte; Toc-toc; El Crèdit; Conillet; El preu ...
  • De 1992 a 2013, gestión, dirección y producción de campañas de teatro escolar.
  • Organización, producción o gestión de otros festivales: Porta Ferrada 2013, FIMAG 2015, Festival Antiqua, Obra Social la Caixa.
  • Programación y gestión de Teatros Municipales (Teatro de Salt, Teatro de Blanes y Teatro de Lloret).
  • Producciones ejecutivas para el Festival de Peralada, Teatre Nacional de Catalunya, Festival Grec y otros.
  • Organización y gestión de giras de espectáculos de otras compañías o teatros públicos (Teatro Español de Madrid, TNC, Teatre Lliure, Companyia Flotats, Sergi López, etc.).
  • Producción de giras para la Obra Social de la Caixa (Té a la Menta, conferencias y talleres en Caixa Fòrum, además del Festival Antiqua citado anteriormente).
Sobre la Fundació La Ciutat Invisible

La Ciutat Invisible es una fundación sin ánimo de lucro promovida por Bitò Produccions que se constituye en 2013 con la voluntad de potenciar la capitalidad de Girona como ciudad cultural. En concreto, centra su actividad en estos objetivos:

  • Trabajar desde el mundo de la cultura para un nuevo paradigma: la Europa de las ciudades, la Europa de la cultura.
  • Poner en contacto el sector privado y el público para trabajar juntos buscando nuevas fórmulas de gestión de la cultura y ayudar a que sea accesible para todos los ciudadanos.
  • Crear un espacio de reflexión sobre el funcionamiento de la cultura en el futuro y sobre todo de la relación entre cultura, educación y ciudadanía.
  • Colaborar para convertir Girona y su área urbana en “la ciudad del teatro”.
  • Crear un marco estable de reflexión y debate al servicio de la sociedad e investigar en la formación de nuevos públicos.
  • Colaborar en consolidar Temporada Alta como el festival de referencia del sur de Europa y conseguir una base de soporte popular y la implicación de la ciudadanía a nivel económico, participativo y de debate.

Sobre este último punto, su relación con el Festival, la Fundació realiza diversas actividades: en primer lugar, el Cercle de la Fundació promueve la exhibición de un espectáculo internacional asumiendo parte de pago del caché. A parte, también organiza jornadas de debate y conferencias paralelas al festival y finalmente participa activamente en el programa social del Festival con parte del financiamiento.

La Fundació es una entidad que, a pesar de estar promovida por Bitò Produccions, es autónoma e independiente en base al plan de actuación que se aprueba cada año. Toda la información de la Fundació está en www.ciutatinvisible.org

Un festival de Bitò con la colaboración de:
Patrones principales:
Medios patrocinadores:
Medio Oficial:
Con el patrocinio de: