Este sitio web utiliza “cookies” propias y de terceros para poder ofrecerle un mejor servicio. Al navegar por nuestro web acepta su uso. Más información x

Edición 2017

Un imaginario común excitante i abierto a un mundo cambiante

El programa que os presentamos tiene un centena de espectáculos de varios géneros y disciplinas. Propuestas muy distintas y pensadas porqué el ciudadano se encuentre con alguna propuesta que les pueda interesar. 

Propuestas muy variadas y pensadas para que cualquier ciudadano encuentre unas cuantas que le atraigan. Hemos querido que Temporada Alta sea, un año más, un lugar único para ver el teatro, la danza, el circo, el cine que se hace en el mundo, y también para conocer las artes escénicas que comienzan a dibujar el futuro de la cultura.

Por eso, os proponemos una potente programación internacional junto a los estrenos de algunos de los espectáculos, coproducidos por el festival, que creemos que marcarán la escena de nuestro país en la temporada teatral que comienza. Hemos puesto un énfasis especial en la creación contemporánea y nos proponemos ayudar a promocionar nuestros artistas más destacados en el ámbito internacional, para colocar a nuestra creación contemporánea en el mapa escénico del mundo.

Alguna vez se ha acusado al festival de ser elitista (a pesar de que llena prácticamente la totalidad de sus actividades con un ratio muy bajo de invitaciones), pero nosotros queremos reivindicar que las programaciones culturales no pueden disminuir de ninguna manera el nivel para hacer cosas que “le gusten a todo el mundo”. Creemos, además, que cuando se hace con dinero público tenemos el deber de impulsar la creación contemporánea y de acercarla a los Pensamos que la obligación de las instituciones, y de toda la sociedad, es impulsar la formación de manera que se tienda a que cualquier ciudadano tanga acceso a la cultura más avanzada. Sabemos que conseguir esto es un trabajo a largo plazo, pero si no se empieza, nunca se conseguirá. Por este motivo, este año, con la Fundació Ciutat Invisible, hemos añadido el nuevo programa A TEMPO. Artes y Formación, que presentaremos con detalle próximamente, y con el que tenemos la pretensión de hacer una prueba piloto que, con toda la modestia del mundo, lleve al Festival a las escuelas, a los institutos y centros de formación, acercando las artes escénicas a los niños y niñas de la ciudad. Temporada Alta es un festival diferente, que se mueve e intenta evolucionar al ritmo de la sociedad que lo sustenta. Tiene, también, la particularidad de que la principal aportación económica, casi un millón de euros, proviene de empresas privadas. Esto nos permite hacer un festival con más músculo y más independiente, y por eso queremos agradecerles muy especialmente su colaboración. Un año más tenemos la intención de que Temporada Alta sea una fiesta, un lugar de encuentro y de descubrimiento, pero también un espacio de reflexión que ayude a tejer una sociedad diferente, más culta, más cohesionada y con un imaginario común, excitante y abierto a un mundo que cambia cada día.

Salvador Sunyer, director artístico

 

LA PROGRAMACIÓN INTERNACIONAL

Temporada Alta es una de las principales puertas de entrada a España y con frecuencia a Europa, de muchas producciones internacionales, tanto de los nombres consagrados de la escena como de las nuevas voces que despuntan en varios países. En esta 26ª edición, el Festival pondrá el país en el mapa escénico internacional con 18 espectáculos extranjeros. Además, el Festival vuelve a programar dos grandes ciclos de teatro internacional; el ciclo Conexión Iberoamérica, ya consolidado desde hace cinco años y centrado en las propuestas del otro lado del Atlántico, y el ciclo Conexión Flandes, que este año celebrará la tercera edición y acercará al público a la escena teatral flamenca.

De la programación extranjera destacan, entre otras, las siguiente propuestas - casi todas ellas estrenos en España o en Cataluña-: la ya mencionada Dvenadtsataia Noch (Noche de Reyes) de Declan Donnellan, Golem de la compañía inglesa 1927, una fábula muy visual sobre un mundo futuro distópico dirigida y escrita por Suzanne Andrade; el italiano Romeo Castellucci llevará a los escenarios Ethica. Naturaleza y origine della mente una perfomance inspirada por los cinco libros de la Ética de Spinoza y Pamiselis, (Diario de un loco), del director Oskaras Korsunovas, que visitará Temporada Alta por sexta vez y presentará la obra de Nikolai Gogol que explica el perverso mecanismo que convierte un hombre corriente en un dictador.

Además, la escena teatral flamenca nos acerca a tres espectáculos enmarcados en el ciclo Conexión Flandes: Out of Context - for Pina es un montaje muy especial que llega de la mano de Alain Platel y Les ballets C de la B. Creado en 2010 y que dedicó a la coreógrafa Pina Bausch (desaparecida medio año antes del estreno). El espectáculo estuvo un tiempo de gira y una vez acabada, hace ya unos años, la compañía presenta el espectáculo solo una vez al año. Este 2017 el destino elegido es Girona y Temporada Alta, un destino que hemos compartido con los Teatros del Canal de Madrid. Una oportunidad única para disfrutar de una de las obras maestras del coreógrafo belga. Dentro del ciclo de teatro flamenco también se podrá ver De Mensheid (La Humanidad), un espectáculo de Josse de Pauw y con música de Kris Defoort, equipo que en 2015 llevó a Temporada Alta An old Monk. A De Mensheid, la soprano americana Claron McFadden acompaña los dos creadores y juntos presentan un espectáculo de lenguaje textual, visual y musical. Por último, Guy Cassiers vuelve a Temporada Alta por sexta vez y estrena su última obra, Grensgeval (El Caso de la Frontera), una propuesta escrita por la premio Nobel de literatura Elfriede Jelinek que habla sobre la situación de los refugiados y las personas desplazadas a la fuerza.

El público familiar también puede gozar de la escena internacional con las propuestas, entre otros, de los franceses Les rois vagabonds con Concerto pour deux clowns o la propuesta de los canadienses Cirque Eloize que repiten por tercera vez en Temporada Alta con un espectáculo de circo muy dinámico y visual donde se mezcla el mundo del circo y el mundo de los westerns.

Temporada Alta y su vinculación con el Teatro Iberoamericano

Temporada Alta tienen una estrecha vinculación con el teatro del otro lado del Atlántico y actúa una vez más como entrada en Europa del teatro Iberoamericano, uno de los laboratorios teatrales más fructíferos del momento y uno de los polos creativos más interesantes del planeta. En esta quinta edición del ciclo, que tiene el apoyo de Iberescena, se han programado dos propuestas argentinas, Las ideas, de Federico León, que se presenta por primera vez en el Festival, y Arde brillante en los bosques de la noche, la última propuesta de Mariano Pensotti, director que visita el Festival por cuarta vez y que ahora nos presenta un montaje para conmemorar el centenario de la revolución rusa. Desde México nos llega la propuesta de la compañía Los Colochos, Mendoza, una versión de Macbeth ambientada en un entorno rural y en una atmósfera empañada por algunos de los problemas actuales de México (corrupción, narcotráfico, violencia ...).

También en el marco del ciclo será la primera vez que llega a Temporada Alta un espectáculo de una compañía colombiana, es el caso de Camargo de La Congregación Teatro, una formación dirigida por Johan Velandia. El montaje busca la proximidad con el público y utiliza un caso de la sección de 'sucesos' para hacer un retrato de la situación social y política de la Colombia actual. Por último, se podrá ver la última propuesta de la brasileña Christiane Jatahy, la directora iberoamericana con más proyección en Europa de los últimos años que presentará A floresta que anda (El bosque que camina), un montaje donde incorpora el audiovisual de una forma muy integrada y donde el público circula entre las proyecciones.

En cuanto la vinculación de Temporada Alta con Iberoamerica y la internacionalización de los artistas del país, el Festival propone, un año más, el ciclo Temporada Alta en América Latina, un formato más reducido del festival que se celebra desde 2013 en Buenos Aires (Argentina) y en los últimos años también en Lima (Perú) y Montevideo (Uruguay), con el apoyo del Institut Ramon Llull y Acción Cultural Española (ACE). Hasta el momento, se han realizado un total de 131 funciones y han podido presentar sus creaciones artistas como Sergi López, Iván Morales, Xavier Bobés, Lali Ayguadé, Pere Faura, Barò de Evel Cirk...Desde su creación, Temporada Alta en América Latina se celebra a principios de año, entre finales de enero y mediados de febrero.

MOTOR DE CREACIÓN ESCENICA

Las producciones y coproducciones del Festival

Temporada Alta presenta, en esta nueva edición, 26 coproducciones y renueva así su voluntad de ser motor de la dramaturgia del país. Tejiendo alianzas y complicidades con compañías, productoras y teatros públicos y privados, nacionales e internacionales, el Festival se posiciona como uno de los polos creativos y productivos del Estado. A través de ayudas a la producción y la creación, el Festival apuesta por disciplinas muy distintas como la danza, el teatro visual, el teatro de texto, el teatro familiar o la música.

Una de las principales coproducciones que se presentan este año es Cyrano, con Lluís Homar y dirección de Pau Miró. Tras el éxito artístico y de público de Tierra Baja y Lluís Homar, Temporada Alta presenta una adaptación del clásico Cyrano de Bergerac de Edmond Rostand. Con la reescritura de Pau Miró como base y un reparto encabezado por Lluís Homar, el espectáculo se estrenará en otoño en el Festival y posteriormente hará temporada en el Teatro Borràs, de Barcelona, todo un reto tras el éxito de aquel Cyrano de Flotats. Otra de las producciones destacada es Vania (versión libre de la obra de Anton Chéjov), dirigida por Àlex Rigola y coproducida por Temporada Alta y Teatros del Canal de Madrid.

Además, colaborando con equipamientos públicos y privados, también se presentarán: Blasted de la dramaturga británica Sarah Kane y dirección de Alicia Gorina, y que se ha coproducido con el Teatre Nacional de Catalunya; La visita de la vella dama (La visita de la vieja dama), de los Farrés Brothers, una coproducción del Festival con la compañía; El metge de Lampedusa (El médico de Lampedusa), un montaje dirigido por Miquel Górriz y escrito por Pietro Bartolo, coproducción con Teatre Lliure de Barcelona; Dancing with Frogs de Sol Picó una coproducción de la propia compañía y el Mercat de les Flors de Barcelona, que se estrenará poco antes en Madrid; Els nens desagraïts (Los niños desagradecidos), escrito y dirigido por Llàtzer García y coproducido con la Sala Beckett de Barcelona y El color de la llum (El color de la luz), un nuevo montaje de Ferran Joanmiquel que estará coproducido con la Sala La Planeta de Girona.

Con agentes de fuera del país el Festival propone dos producciones internacionales: The Mountain, the Truth and the Paradise, de la compañía Mal Pelo y en colaboración con el Théâtre de la Ville de París y el Théâtre de l'Archipel de Perpiñán; y No se registraran conversaciones de interés, de Roger Bernat, con coproducción del francés MUCEM de Marsella y el Grec- Festival de Barcelona. Por último, Temporada Alta también coproduce algunos montajes directamente con las compañías, como en el caso de: Àries de reservat (Arias de reservado), El comediant (El Comediante), El Buit (El Vacio), Els dies que vindran (Los días que vendrán), Simone, Matria (Narrar el silenci) (Matria. Narrar el silencio) y IUanMI.

Una fuerte apuesta por la dramaturgia y creación nacionales

Hace 26 años que Temporada Alta apoya a los creadores del país apostando por la programación basada en textos de autores autóctonos, potenciando la nueva creación, y programando este año hasta 68 propuestas de artistas y creadores del país. De este modo, el festival programa grandes nombres de nuestra casa, tanto de creadores ya totalmente consolidados como de nuevas voces emergentes, entre otros: Pau Miró, Faemino y Cansado, Marc Artigau, Cristina Genebat, Julio Manrique, Claudia Cedó, Cristina Clemente, Marilia Samper, Pere Riera, Daniela Feixas, Pep Tosar, Ramon Madaula o Lali Álvarez. Además, apuesta claramente por el ámbito de la creación contemporánea del país programando espectáculos basados ??en nuevos lenguajes teatrales, como por Rocío Molina, El Niño de Elche y María Muñoz, Roger Bernat, Lali Ayguadé, Quim Giron y su compañía Animal Religion, Atresbandes o El Conde de Torrefiel.

Con una fuerte apuesta por la dramaturgia del país, Temporada Alta trabaja desde hace años por la internacionalización de los artistas españoles, una herramienta cada vez más necesaria para superar las dificultades de financiación del sector y de visualización internacional de los proyectos aquí. El Festival apuesta por hacer convivir en la programación artistas y espectáculos de todas partes, pero también busca puntos de encuentro entre artistas autóctonos y profesionales internacionales. De esta manera, se fomentan vías de colaboración entre los artistas del país y el mundo, ya sea a través de financiación, trabajo artístico conjunto o bien la presentación de espectáculos fuera del país. Así, desde el año 2011 Temporada Alta organiza la Semana de Programadores, donde se concentran espectáculos no textuales con el objetivo de congregar programadores extranjeros alrededor de la programación y de unos encuentros profesionales. En estos cuatro últimos años han pasado por el Festival más de 280 profesionales nacionales e internacionales, incluyendo representantes de instituciones de prestigio como el Festival de Aviñón, el Théâtre de la Ville de Paris, el Kunsten Festival des Arts de Bruselas o el Wiener Festwochen de Viena. Este año, el encuentro tendrá lugar del 23 al 26 de noviembre y los profesionales participantes podrán ver las propuestas de artistas del país tanto consolidados como emergentes: Rocío Molina, El niño de Elche y María Muñoz, El Conde de Torrefiel, Mal Pelo, Lali Ayguadé, Atresbandes, Roger Bernat, Quim Girón, entre otros.

MULTIDISCIPLINAR Y CON UN MODELO DE FINANCIACIÓN ÚNICO

Temporada alta, un Festival multidisciplinar y para toda la familia

Si bien Temporada Alta es sobre todo un festival de artes escénicas, la música y el cine han ido ganando relevancia en los últimos años, ofreciendo una programación variada y multidisciplinar. Además, a lo largo de los años se han incorporado también espectáculos dirigidos al público familiar, abriendo cada vez más Temporada Alta a nuevos públicos.

A nivel musical hay que destacar los conciertos de Jorge Dexler, que ha escogido Temporada Alta para abrir la gira española de presentación de su disco Salvavidas de hielo; el del músico de New Orleans Trombone Shorty, que presentará su jazz con influencias funky por primera vez en el Festival; o los conciertos de artistas y grupos como Oumou Sangaré, Buika, Diego el Cigala, Sílvia Pérez Cruz o The Grampohone All Stars Big Band.

Desde hace unos años, Temporada Alta incluye el cine en su programación proponiendo este año dos ciclos: Cine y Escena, que incluye películas directamente relacionadas con las artes escénicas; y Cine de Temporada, una selección de títulos nacionales e internacionales de actualidad. Algunos de los ejemplos de films que se podrán ver en el Festival son el recientemente escogido para representar España a Los Oscars, Estiu 1993, de Carla Simón, directora que impartirá una conferencia sobre el proceso de rodaje, Homeland (Irak Year Zero) de Abbas Fahdel o Anchor and hope, de Carlos Marqués –Marcet, segunda parte de 10.000km, película que ganó, entre otros premios, el Premio Goya al mejor director novel el 2014 e 5 premios en el Festival de Málaga, incluidos Mejor actor y Mejor actriz.

Desde este año, Temporada Alta patrocina un nuevo premio del JamesonNotodofilmfest, un premio que se ha llamado Cine y escena y que quiere profundizar sobre la relación entre cine y las artes escénicas. Un jurado compuesto por profesionales del mundo del cine ha escogido los cinco cortos finalistas, que se proyectarán durante el Festival. Un jurado de profesionales de las artes escénicas escogerá al ganador, que se hará público después de las proyecciones.

Temporada Alta hace una clara apuesta para llegar a todos los públicos y programa un gran número de espectáculos para los más pequeños y para toda la familia: entre otros Loo, de la cía Pontenpie, para niños a partir de 2 años; la Dolce Vita de Mag Lari; Saloon de Cirque Eloize o El Petit Príncep (El Principito) de Manu Guix y Ángel Llàcer, que repite un año más tras el éxito de público de las pasadas ediciones.

Un modelo único

Temporada Alta des de hace años trabaja con la intención de alcanzar el modelo que proponía Jacques Lang según el cual se tendría que aspirar a que los costes de un festival nacional se cubrieran en un 33% por taquillaje, un 33% por patrocinio y un 33% por fondos públicos.

En las últimas tres ediciones la venta de entradas ha supuesto entre el 22% y el 23% de los ingresos totales del Festival; el patrocinio y mecenazgo entre el 27% y el 28% (una de las fortalezas indiscutibles de Temporada Alta); y las aportaciones de la administración entre el 48% y el 50%. La financiación privada y la financiación pública de Temporada Alta, pues, están prácticamente equilibradas al 50%, si bien en la edición de 2015 las aportaciones del taquillaje y el mecenazgo en el Festival (51,73%) fueron superiores a las públicas (48,27%). En nuestro país, en un festival que no es puramente comercial, que apuesta por la creación contemporánea y que coproduce muchos espectáculos, el modelo presente es único y hay que intentar mantenerlo.

Estos datos apuntan a que debe de ser posible lograr a medio plazo el objetivo del 33%, aunque el actual sistema fiscal no favorece el mecenaje. Mucho más difícil, ciertamente, será lograr el 33% de los ingresos para la venta de entradas. Teniendo en cuenta el aforo de los teatros de la ciudad y que la ocupación de Temporada Alta ya muestra ocupaciones superiores al 90%, la única opción sería encarecer los precios de las entradas, lo que de ninguna manera es una opción para la dirección del Festival. 

COMPROMISO SOCIAL

Desde sus inicios Temporada Alta ha tenido una clara proyección internacional pero también una vocación indiscutible de ser un festival implicado localmente, de país, y accesible a todos. Por este motivo, trabaja con dos objetivos diferenciados: acercar la programación y actividades programadas en colectivos en riesgo de exclusión social e impulsar la vertiente educativa del Festival, acercando las artes escénicas en las escuelas, entendiendo la cultura como un elemento indispensable del proceso educativo y socializador.

Temporada Alta pone énfasis en su vertiente más social y colabora en distintos programas para facilitar la asistencia a los espectáculos de personas en riesgo de exclusión social (Apropa Cultura, Qltura Jove, Escena 25…) e incluso impulsa, a través de la Fundació Ciutat Invisible, y del Club de Mecenazgo, un programa para ceder butacas gratuitamente a personas de entidades y colectivos en riesgo de exclusión.

Revalidando su compromiso con la educación, este año Temporada Alta presenta como novedad A TEMPO, Artes y Formación, un nuevo programa centrado en el mundo educativo. Trabajar con las escuelas es la manera de hacer accesible la cultura a todo el mundo, desde la base, intentando contrarrestar el papel residual que las artes todavía tienen en la enseñanza reglada de nuestra casa. A Tempo es un proyecto que promueve espacios de interacción entre jóvenes, estudiantes, profesionales de la educación y profesionales de las artes y la cultura, a fin de que todos los colectivos trabajen de forma sincronizada. La propuesta, impulsada por la Fundación Ciudad Invisible, con el apoyo de Temporada Alta y Conarte Internacional y con la colaboración de la Fundación Banco Sabadell, plantea, entre otras, una experiencia piloto en Salt y Girona que consiste en un seminario de formación dirigido a profesionales y un programa de actividades destinadas a jóvenes y niños donde ellos mismos son los protagonistas.

Un festival de Bitò con la colaboración de:
Patrones principales:
Medios patrocinadores:
Medio Oficial:
Con el patrocinio de: