Este sitio web utiliza “cookies” propias y de terceros para poder ofrecerle un mejor servicio. Al navegar por nuestro web acepta su uso. Más información x
2011

2011

Santi Moix

(Barcelona, 1960)

No aburrir, ser constante, ser claro. No perder la personalidad y, a la vez, profundizar en el propio trabajo. Las premisas con las que trabaja Santi Moix también se podrían escuchar en boca de un director de teatro. De hecho, a Moix le gustaría hacer la escenografía de una ópera. Un Turandot o un Tristán y Isolda, por ejemplo. Lo haría para evadirse, para huir de las muchas horas que un artista se pasa trabajando en la soledad más absoluta. Para divertirse. Seguro que le gustaría hablar por igual con los cantantes cómo con los técnicos. Les explicaría, quizás, que conoció Fellini, otro loco del teatro y del circo. Se encontraron en Italia, cuando era un adolescente con una extraordinaria facilidad por el dibujo. A pesar de que la pintura de Moix es abstracta, no ha dejado nunca de dibujar. Al cartel que ha creado para la vigésima edición del festival Temporada Alta – Festival de Otoño de Cataluña conviven estas dos vertientes, el abstracto y el figurativo. Hacía mucho tiempo que quería reunirlos, pero nunca encontraba el momento. Hace cinco años, al fin, mientras trabajaba en una serie de cerámicas en Marruecos observó los burros cargados de las mercancías más diversas. Y poco después sorprendió a todo el mundo con una serie de pinturas protagonizadas por burros de culo (un detalle que los grandes maestros como Velázquez disfrutaban pintando y que demostraba su destreza, afirma Moix) cargados de las formas que caracterizan su estilo. Poco después hizo una serie de grabados sobre don Quijote. Los personajes que aparecen al cartel del festival parecen estar inspirados en la multitud de personajes que los habitan, o en los que viven en las acuarelas que ha hecho para una edición de Huckelberry Finn, de Mark Twain. De Joan Junceda a Picasso, Dalí, Miró, Goya o Delaxroix, la nómina de artistas de los cuales se ha nutrido es ingente. A la elección de Santi Moix para hacer el cartel del vigésima edición de Temporada Alta se le pueden encontrar muchas lecturas. Sus obras, como el teatro, son sencillas y a la vez voluptuosas, exuberantes. Son modernas, pero han hecho un largo recorrido antes de llegar aquí. El rostro dormido que ha dibujado entre las otras figuras del cartel, como si fueran ruinas olvidadas al fondo del mar, sueña obras que todavía están para escribir, y para pintar.

Antoni Ribas Tur

Un festival de Bitò con la colaboración de:
Patrones principales:
Medios patrocinadores:
Medio Oficial:
Con el patrocinio de: